Con danzas autóctonas celebran San Pablo y San Pedro en Tiahuanaco

La Paz, 1 jul.-  Las principales calles del Municipio de Tiahuanaco se llenaron con música, danza y canto en homenaje a los Apóstoles San Pablo y San Pedro. Los pobladores fueron los encargados de cargar las imágenes que recorrió la procesión. El Alcalde, Ing. Flabio Merlo Maydana junto a una comitiva lideraron los actos ceremoniales.  

La jornada comenzó con la misa de acción de gracias. El Alcalde Merlo, invitó a seguir la vivencia de la iglesia teniendo como bases las acciones de Pedro y Pablo y contar con una relación de promoción de la fe a todos los bautizados y creyentes en Jesucristo.

El Alcalde Flabio Apaza junto a una comitiva lideraron los actos ceremoniales
El Alcalde Flabio Merlo junto a una comitiva lideraron los actos ceremoniales

 Esta devoción es justificada, según apunta el Alcalde Merlo. “Nosotros somos de Tiahuanaco; por ende, tenemos monolitos en este lugar, tras una resistencia y la rebeldía de la cultura milenaria, que eran grupos que se posicionaron en este lugar”, señala el munícipe.

Los pobladores, se mostraron complacidos porque cada vez más jóvenes y niños se suman a la celebración, lo que garantiza que la tradición se perpetúa a través de las nuevas generaciones.

Los rituales ceremoniales de las fiestas de San Pedro y San Pablo, en Tiahuanaco se vienen dando desde hace muchos años atrás, remontando desde el siglo XIX, realizando diferentes ceremonias en honor a la conmemoración del martirio en Roma de los apóstoles Simón Pedro y Pablo. La investigación analiza la organización comparativa entre localidades, referenciar los datos, acontecimientos religiosos y vestimenta utilizada en estos actos que contribuyen a ser un referente de los destinos turísticos religiosos de la ciudad de Tiahuanaco, en el campo investigativo se realizaron fichas de observación entre los habitantes que conocen y viven las festividades.

Según las memorias de algunos estudiosos se habría iniciado en la época de la colonia a consecuencia de una embarcación de esclavos provenientes de Nueva Guinea que llego por accidente a la costa ecuatoriana y boliviana. Ello explicaría que la celebración representa dos repúblicas que en principio son “enemigas”, la república de San Pedro del gobierno de los negros y la república de San Pablo conformada por el gobierno de los blancos.

AM/Prensa