Elio Montes, el joven ejecutivo que trató de emular a Steve Jobs con recursos públicos

La Paz, 17 feb.- Un profesional brillante, innovador y con un futuro por delante cometió el error de creerse más que un gerente de empresa estatal. Así se define la caída de Elio Montes Chávez de la Gerencia de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL), con un proceso penal en curso por conducta antieconómica y un mandamiento de aprehensión en su contra, que será activado en cuanto retorne de Estados Unidos. 

El 16 de noviembre, Montes era posesionado por el entonces ministro de Obras Públicas, Yerko Nuñez, y las reacciones eran positivas por tratarse de un joven profesional cruceño que con 37 años llegaba a asumir el mando de la principal telefónica estatal. Su paso por negocios de bienes raíces, start ups, e-comerce y marketing digital le dieron un buen perfil gerencial como titulado de la Universidad de Nevada, Las Vegas, EEUU.

Elio Montes gerentó ENTEL entre el 16 de noviembre de 2019 y el 8 de febrero de 2020.
Elio Montes gerentó ENTEL entre el 16 de noviembre de 2019 y el 8 de febrero de 2020. (Foto:ABI)

Sin embargo, en su corto paso como ejecutivo, Montes trató de emular a uno de sus ídolos, el fundador de Apple y genio de las nuevas tecnologías Steve Jobs. Así, el gerente de ENTEL comenzó a usar avionetas particulares para ir y volver de La Paz a Santa Cruz, pagando los viajes con dinero de la empresa estatal. Pese a ganar mucho más que un ministro e incluso que la Presidenta Constitucional, con un haber de Bs 30 mil, unos 4.300 dólares mensuales, Montes dispuso recursos para su comodidad.

El ministro Iván Arias lamentó que pese a su juventud, Montes haya caído en los mismos errores que políticos antiguos como el exgerente de ENTEL durante el régimen de Evo Morales, Oscar Coca, quien alquiló un departamento en Lima, Perú e incluso rentó una movilidad de lujo para su traslado en esa capital donde la estatal tiene oficinas y alianzas.

Hoy, la Fiscalía Departamental ordenó la retención de fondos y propiedades de Montes y sus dos ejecutivos de confianza, el gerente de Administración y Finanzas, Marcelo Stelzer, y la exsubgerente de Recursos Humanos, Rocío Escobar, bajo la figura de presunto daño económico al Estado.

“Ante los hechos denunciados, el Ministerio Público, como corresponde en derecho, ordenó el congelamiento de cuentas y la retención de propiedades que pudieran tener los tres exejecutivos de ENTEL que habrían afectado el patrimonio de la telefónica, esta decisión la hicimos conocer a la autoridad jurisdiccional", declaró el fiscal departamental Marco Cossio.

El monto por el que se acusa a los tres exgerentes de ENTEL es de Bs 860 mil, entre pagos de hoteles cinco estrellas, pasajes de avión y vuelos privados, además de la aprobación de finiquitos para 13 personas, quienes salieron destituidos junto a Montes el pasado 8 de febrero. El agravante es que el exgerente firmó los desembolsos luego de esa fecha.

La Fiscalía detalló que las figuras penales se suman en conducta antieconómica, legitimación de ganancias ilícitas, favorecimiento al enriquecimiento ilícito, enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al estado y contribución y ventajas ilegitimas, por presuntamente ocasionar daño económico al Estado.

Hasta este lunes los 13 funcionarios devolvieron los cheques a ENTEL, según informó el Ministerio de Obras Públicas.

“Los 13 exfuncionarios ya han entregado ese dinero, está devuelto, lo cual no les exime de la responsabilidad administrativa, no les exime a los que han firmado de la responsabilidad penal, al haber autorizado estos pagos. Es decir, los procesos siguen”, dijo el ministro Arias este lunes.

Montes se encuentra actualmente en EEUU, donde viajó antes que se activen los mandamientos en su contra. A su arribo a Miami, las autoridades de ese país observaron algunas falencias en su VISA por lo que fue remitido a un centro dependiente de Migración.

El joven profesional quedó marcado como el primer caso de corrupción en el Gobierno de transición y quedó expuesto por los medios de comunicación como “culpable”, sin que se haya podido defender a más de lanzar un par de tuits en su cuenta de esa red social.

Montes, lejos de ser un “Steve Jobs boliviano” ahora deberá enfrentar al aparato judicial boliviano y sentir la guerra política de uno y otro bando que quieren su cabeza en el inicio de la campaña proselitista rumbo al 3 de mayo. 

//@VisorBolivia//