Líder empresarial dice no temer implantación de socialismo en Bolivia

Gabriel Dabdoub, presidente de la Confederación de Empresarios de Bolivia.La Paz, 31 ene.- El presidente de la Confederación de Empresarios de Bolivia (CEPB), Gabriel Dabdoub, reafirmó la convicción de su sector de aportar al desarrollo del país sin necesidad de un alineamiento ideológico y si el Estado socialista, propugnado por el gobierno de Evo Morales, respeta la propiedad privada, "generará" empleo e inversiones, afirmó en entrevista publicada el domingo por el tabloide La Razón.

"El empresario no tiene ideología, esta nueva generación puede mirar a la izquierda, a la derecha y hacia adelante pero sabe que convive. Si ése es el socialismo que se nos plantea y se reconoce a la propiedad privada, facilita la generación de empleo", esgrimió el ex dirigente cívico de Santa Cruz (este), otrora opositor de Morales.

El gobierno de Morales afirmó que el horizonte sociopolítico de Bolivia es un "socialismo democrático", que respete la iniciativa privada y explote la naturaleza de manera consciente racional y en beneficio del Estado.

"Soy un convencido de que no gusta que diga que la ideología no llena el estómago. Todos debemos construir un país con el objetivo de reducir la pobreza y generar emprendedores pequeños, medianos y grandes", expuso Dabdoub.

Morales propulsó la estatización de las empresas minera, hidrocarburífera, de pensiones, de ferrocarriles y de comunicaciones, entre otras, y reivindicó, durante su primera administración, entre 2006 y 2009, en papel del Estado en la economía y producción.

Con sus acciones políticas de sesgo estatista derogó, en los hechos, decreto 21060, promulgado en agosto de 1985 el ex presidente Víctor Paz Estenssoro, que lanzó a Bolivia a las aguas del libre mercado y que tarjó el Estado capitalista entonces vigente.

El malhadado decreto supuso, como primera consecuencia, el despido de 30.000 mineros estatales.

"Si ellos (el gobierno) nos van a decir que la empresa estatal va a estar regulada dentro de los marcos de competencia, no va a haber ningún problema. En el pasado, la empresa estatal más bien ha sido subvencionadora y generado un desequilibrio a la economía interna", dijo Dabdoub.

"Si el Estado socialista, y en esa visión cree y respeta al sector empresarial, como han hecho países vecinos, que les ha permitido generar empleo e inversiones", manifestó.

"Cuando vemos ese socialismo en el cual se respeta la propiedad privada, se respeta el desenvolvimiento de las unidades productivas en base a la inversión y después vemos que hay avasallamientos que van en contra de todo lo que nos dicen, ésas son las cosas donde se tiene que aplicar la ley, las normas y darle la capacidad y tranquilidad a toda persona", deploró.

La administración Morales emprendió el saneamiento de tierras para distribuirlas entre los más carenciados, en su mayoría indígenas campesinos en la región oriental boliviana, donde acabó con el latifundio, con la aprobación de un nuevo texto constitucional que marca como tope máximo la tenencia de  5.000 hectáreas, lo cual generó roces con los empresarios.

Dabdoub indicó que el socialismo patrocinado por Morales "no es una amenaza en la globalidad, mientras lo enfoquen como lo decimos. (…) creo que es importante desarrollar inclusive diferentes sistemas de emprendimiento, más aún en nuestros países".

"Si en ese marco, (el gobierno) nos da la señal, (…) donde nos respeta la propiedad privada, donde genera facilidad para el desenvolvimiento de la producción para los pequeños medianos y grandes donde haya certidumbre", el socialismo no sería una amenaza, precisó.

Con la aprobación de una nueva carta magna quedan pendientes varias reestructuraciones en el ámbito legislativo, entre ellas un Código de Comercio para el relacionamiento del Estado con los empresarios.

"No sé si se necesitarán 100 leyes o más. El 64% (de los votos) que ha tenido Morales le exige más bien que tenga que acudir a la minoría en el marco de poder construir las leyes que sean viables para todos", apuntó. (ABI)