Gripe porcina se une al Covid-19 en China: advierten peligro de una nueva pandemia

Mundo, 1 jul.- Hace exactamente seis meses China advirtió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la existencia de un nuevo coronavirus que estaba provocando un preocupante número de casos de neumonía atípica en Wuhan.

Sin embargo, con el frenesí propio del cambio de año pocos prestaron atención a la noticia. Y, sin duda, nadie podía prever que el SARS-CoV-2 terminaría provocando una de las peores pandemias de la historia. Todavía se desconocen muchas cosas del nuevo coronavirus que tiene al mundo en vilo, pero hay una certeza inquietante: en algún momento otro patógeno volverá a provocar una tragedia como la actual.

Un trabajador revisa a los cerdos en un corral de la provincia de Sichuan.
Un trabajador revisa a los cerdos en un corral de la provincia de Sichuan / ZHONG MIN

Descubrir cuál será no es fácil. Solo los murciélagos ya son portadores de cientos de coronavirus como el SARS-CoV-2. La inmensa mayoría no afecta a los seres humanos, pero cualquier mutación a través de un animal intermediario, como el pangolín, podría desembocar en un escenario como el actual.

Un grupo de científicos chinos ya ha dado la voz de alarma por un virus de la gripe -influenza- presente en cerdos del gigante asiático. Según los resultados del estudio publicado por la revista estadounidense 'Proceedings of the National Academy of Sciences', la cepa G4 del virus H1N1 "tiene todos los elementos necesarios para acabar desencadenando otra pandemia".

Eso sí, los expertos subrayan que eso no quiere decir que vaya a suceder en un breve período de tiempo. Ni siquiera que vaya a ocurrir nunca. Pero, tras un concienzudo análisis de la evolución del patógeno entre 2011 y 2018 han detectado el peligro, dado que el G4 se ha extendido rápido y la concentración vírica en la sangre de los ganaderos que cuidan de los cerdos es elevada. Según el estudio, el virus ya está presente en el 10 por ciento de quienes crían a los animales y en el 4,4 por ciento de la población general analizada entre 2016 y 2018.

Pero, como sucede con los murciélagos y los coronavirus que portan, aún no ha provocado síntoma alguno. Los científicos alertan de que una falta de control podría resultar en un brote fatal y altamente infeccioso.

Otros epidemiólogos consultados por diferentes medios de comunicación restan gravedad a la situación y llaman a la calma, pero la alta densidad de población de la mitad este de China, sumada a las malas condiciones higiénicas y al contacto con animales, hacen que los autores del estudio soliciten "una monitorización urgente de la población y, sobre todo, de los empleados en las empresas de producción porcina".

//Fuente: BurgosConecta