Bolivia observa doble moral y seis falacias en informe antidrogas de EEUU

Santa Cruz, 20 mar.- El Ministerio Gobierno observó el viernes seis falacias en el último informe de control de narcóticos que publicó Estados Unidos (EEUU) con una "doble moral", sin contar los méritos de Bolivia y ocultando el fracaso de Washington en la lucha contra el tráfico y consumo de drogas.

En una conferencia de prensa, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, rechazó el prejuicio político de EEUU contra Bolivia, que nacionalizó la lucha antidroga y recogió el reconocimiento de la comunidad y organismos internacionales.

"Nosotros no tenemos ningún convenio, acuerdo, con un país cuya estrategia antidrogas ha fracasado rotundamente en las últimas cuatro décadas. No tenemos porqué rendir examen a un país que es permisible ante el tráfico de drogas en su territorio", señaló la autoridad.

Moldiz denunció el Informe Estratégico de Control Internacional de Narcotráfico de EEUU por séptimo año consecutivo acusa al país, sin pruebas y con falsedades de haber "fallado demostradamente" en su lucha contra las drogas.

"No rendimos cuentas a Estados Unidos", recalcó y demostró que Bolivia más bien logró reducir los cultivos de coca en niveles extraordinarios los últimos cinco años.

Moldiz dijo que la primera falacia del informe de EEUU señala que Bolivia habría fallado en sus esfuerzos para cumplir los compromisos internacionales para combatir a las drogas en función a la erradicación de coca excedentaria.

"Bolivia es ahora el país con mayor porcentaje de consumo tradicional y menor cantidad de coca excedente, tiene 23.000 hectáreas de coca y el consumo tradicional necesita aproximadamente 14.705 hectáreas. En cambio, en Perú existen 59.500 hectáreas y en Colombia 80.500 hectáreas sin consumo tradicional, según el propio informe" de EEUU, indicó.

En Bolivia "la disminución de hectáreas de coca fue del 12 por ciento el 2011; las 31.000 hectáreas existentes el 2010, se redujeron a 27.200 el 2011. Durante 2012, el cultivo de coca bajó hasta 25.300 hectáreas, lo que representa una reducción neta del 7 por ciento", explicó la autoridad.

Del 2013 al 2014, la reducción de cultivos de coca fue de 11.407 a 11.046 hectáreas, un promedio del 9%, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC).

Moldiz señaló que la segunda falacia es que el informe estadounidense acusa a Bolivia de ser "el tercer productor más importante de coca y otras drogas ilícitas", pero en el mismo documento señala que "Estados Unidos considera que aproximadamente 1% de la cocaína decomisada en el país se origina en Bolivia".

La tercera falacia, según Moldiz, se refiere a que Bolivia no mantuvo un control adecuado sobre los mercados lícitos de coca para prevenir su desvío hacia la producción ilegal de narcóticos.

El ministro dijo que en realidad Bolivia es el país con menor cantidad de plantaciones, como reconoce el propio informe.

Los niveles de cultivos de 2013 que menciona EEUU ubican a Colombia en el primer lugar con 80.500 hectáreas y a Perú, en el segundo lugar, con 59.500 hectáreas.

Aunque la casilla correspondiente a Bolivia se establece que está "en proceso", la ONUDC estableció la existencia de 23,000 hectáreas, esa cantidad representa en promedio apenas el 14% de toda la producción de coca en la región, dijo Moldiz.

Agregó que ese dato no considera que Bolivia necesita aproximadamente 14.705 hectáreas de la hoja milenaria para usos tradicionales y lícitos.

"Lo grave de este informe que tiene una clara intencionalidad política y que actúan en base de prejuicios y conceptos predeterminados y ahí detectamos una cuarta falacia ", señaló el ministro.

La página 112 del informe dice que "las autoridades de la Policía de Perú estiman que el 95 por ciento de la cocaína peruana que sale de ese país lo hace por aire a través de Bolivia".

"La policía antidrogas de Bolivia ha interceptado cantidades considerables de cocaína de origen peruano el 2014", confirmó Moldiz y apuntó que en 2014 se han secuestrado 26 narcoavionetas.

En resumen, dijo, el informe de EEUU demuestra que Bolivia es país de tránsito y certifica que esa cantidad de droga no se produce en Bolivia.

La quinta falacia tiene que ver con la decisión de Bolivia de considerar 20,000 hectáreas de coca como lícitas y su denuncia a la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes (seguida por su readmisión condicionada en 2013), lo que para EEUU perjudicó los esfuerzos para alcanzar sus obligaciones internacionales en la lucha contra las drogas.

"Comparando la superficie de cultivos de coca en Bolivia, se observa una tendencia decreciente a partir de 2010 con una disminución de aproximadamente 26 por ciento, equivalente a 8.000 hectáreas en los tres últimos años", según la ONUDC, recordó Moldiz.

Además, indicó que desde el 2006 al 2014, la policía antidrogas ha realizado 108.951 operativos; mientras que en el lapso de 1998 a 2005 sólo se realizaron 37.612.

Vale decir que ahora, sin la DEA (Agencia Antidrogas de EEUU), realizamos un 189.67% más operativos, resaltó.

Moldiz también informó que desde el 2006 al 2014 se decomisaron 10.119.82 toneladas métricas (t) de coca ilegal y que en cambio desde 1998 hasta el 2005, sólo 1.657.24 t, lo que representa una variación de 510,64%.

También mencionó que desde 1998 hasta 2005 fueron aprehendidas 29.585 personas (la mayoría cocaleros); mientras que desde el 2006 al 2014 se arrestaron a 35.710 sospechosos de narcotráfico.

El 2014 se aprehendió a 3.455 personas y el 2013 a 4.580, puntualizó la autoridad.

En total, desde 1998 hasta el 2005 se ha secuestrado 61.31 t de cocaína; desde 2005 hasta el 2014, 209 t de esa droga, detalló Moldiz.

Desde 1998 hasta 2005 se han destruido 11.866 fábricas; desde 2006 hasta 2014 eliminadas 44. 842, es decir, 277% más que cuando EEUU imponía su política antidrogas en Bolivia.

Moldiz dijo también que desde 1998 hasta 2005 se han destruido 30 laboratorios de reciclaje, pero desde 2006 hasta 2014 se han destruido 260 laboratorios; una variación de 766%.

En cuanto a la sexta falacia, en la página 115 del informe, EEUU menciona que "hubo arrestos e investigaciones de oficiales corruptos en 2014, pero la mayoría no estaban relacionados con la corrupción asociada al narcotráfico".

Moldiz recordó que entre otros casos, el Gobierno Nacional y el Ministerio Público realizaron la investigación, captura y enjuiciamiento del ex general de la Policía Boliviana, Oscar Nina, acusado de legitimación ilícita de ganancias por sus presuntos nexos con el narcotráfico.

Pero el Ministro dijo que en el informe se puede encontrar una "coincidencia" relacionada a la doble moral de EEUU.

Explicó que la página 113 dice que "Estados Unidos y Bolivia son partes de un tratado de extradición que entró en vigor en 1996 y permite la extradición de ciudadanos en casos de los delitos más graves, incluso para delitos de narcotráfico", pero que "en la práctica, sin embargo, el tratado no se ha implementado plenamente".

Moldiz dijo que ese "tratado no se ha implementado porque Estados Unidos se niega a extraditar a Gonzalo Sánchez de Lozada, Carlos Sánchez Berzaín y otros autores de la masacre de octubre de 2003 y delincuente prófugos de la justicia boliviana que permanecen impunemente en ese país".

Finalmente, Moldiz dijo que la causa del problema del narcotráfico es la demanda de drogas y recordó que EEUU es el principal consumidor de drogas del mundo con aproximadamente 24,6 millones de estadounidenses que el 2013 fueron registrados como consumidores de drogas ilícitas en ese país. (ABI)