Chacaltaya, triste recuerdo

Chacaltaya, la pista de esquí más alta del mundo, es historiaLa Paz, 4 jul.- Chacaltaya, la pista de esquí más alta del mundo, es historia. La desaparición del nevado, a 30 kilómetros de La Paz, es el inicio del derretimiento de los otros glaciares entronados en la cordillera Real, por lo que se deben tomar medidas urgentes para crear conciencia ambiental y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Los registros muestran un retroceso que se remonta a mediados del siglo pasado. En 1940 había una superficie de 0,223 Km2, y en 2005 es de 0,01 Km2, con un espesor máximo de hielo de 15 metros en 1998.

 

Un estudio del Proyecto de Adaptación al Impacto del Retroceso Acelerado de Glaciares en los Andes Tropicales cuantificó que entre 1987 a 2004 hubo una pérdida de la superficie del Chacaltaya de aproximadamente un 24 por ciento.

En la década del ‘80 este proceso fue acelerado en una relación de tres a cinco veces más alta al periodo precedente. Los datos medidos en Chacaltaya son consistentes con los obtenidos en otros estudios de glaciares ubicados en Ecuador y Perú, principalmente.

El mayor deshielo ocurrió en los años 1997-1998, durante el fenómeno de El Niño. En la actualidad, la montaña muestra un paisaje gris altiplánico donde predomina la roca, con pequeñas manchas blancas que muestran un vestigio de un pasado.

El Chacaltaya tenía una masa de hielo y nieve que lo convertían en la pista de esquí más alta del mundo, por lo que cientos de deportistas peregrinaban a la cumbre, cuyo pico superior se encuentra a 5.530 metros sobre el nivel del mar.

El glacial aportaba recursos hídricos a la macrocuenca del Amazonas. Dicho glaciar era representativo del 80 por ciento de los glaciares de la Cordillera Real, los cuales tienen una superficie menor a 0,5 km2.

En 1991 se establece un monitoreo constante del glaciar de parte de Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD), conjuntamente con el Instituto de Hidráulica e Hidrología (IHH) de la Universidad Mayor de San Andrés y el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología.

Se estableció que el Chacaltaya fue altamente sensible a las variaciones de la temperatura del planeta. En 1992 y 1993, la erupción del volcán Pinatubo, en Filipinas, que emitió cenizas a la atmósfera, hizo que la temperatura promedio de la Tierra baje en un grado centígrado, habiendo tenido un efecto de recuperación temporal de la superficie glaciar en Chacaltaya.

La preocupación por el derretimiento del glaciar Chacaltaya no se centra en la pérdida de la pista más alta de esquí del planeta o los recursos hídricos que proveía a la población, sino por una visión anticipada del futuro que espera a los nevados de la Cordillera Real.

La pérdida de superficie glaciar está relacionada con una reducción en el aporte de los recursos hídricos de las masas de hielo, los cuales son utilizados para la dotación de agua a las ciudades de La Paz y El Alto, para las actividades agrícolas y pecuarias, y la generación de energía eléctrica, servicios que se verían impactados por el retroceso de los glaciares ya que éstos actúan como represas naturales de agua e incrementan el porcentaje de regulación de recursos hídricos de la cuenca.

El estudio del nevado Chacaltaya muestra que los impactos del calentamiento global pueden ser más severos en el futuro y obligar a países como Bolivia, que lucha por lograr su desarrollo en armonía con la naturaleza para Vivir Bien, a invertir sus limitados recursos en implementar medidas de adaptación para hacer frente al cambio climático, para evitar con ello efectos negativos en su economía y el medio ambiente.

Asimismo, la seguridad alimentaria está seriamente amenazada porque la falta de agua reduce la producción de alimentos, a lo que se suma que el calentamiento impide el proceso de elaboración del chuño (papa deshidratada), producto básico para temporadas de escasez.

Pero el Chacaltaya no sólo sufrió el aumento de temperatura, sino el impacto de la extracción de hielo para su uso en frigoríficos y heladerías en El Alto, lo que también contribuyó a su desaparición acelerada.

Como consecuencia del calentamiento global, la temperatura de la tierra aumentó en un promedio global de 0,5 grados en los últimos 20 años, lo que se agrava con la aparición de fenómenos climatológicos.

El hecho desató la preocupación de los Gobiernos, organizaciones sociales, científicos y otros que pelean para reducir de forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero a corto plazo.

Por esta razón, en abril se reunieron alrededor de 34 mil líderes de organizaciones sociales y presidentes de varios Estados en Tiquipaya, Cochabamba, donde discutieron las causas y efectos del cambio climático. Las conclusiones fueron entregadas a las Naciones Unidas. (cambio)

También le puede interesar

Últimas Noticias