Para Ministro de Gobierno, el Chapare y los Yungas no ameritan el mismo trato

La Paz, 6 mar.- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, denominó como un “caso de cobertura” a la emboscada sufrida por la Unidad Móvil de Patrullaje Rural – UMOPAR, en la localidad de San Rafael de Villa Tunari, en el trópico de Cochabamba. También trató de justificar el distinto uso de fuerza policial en este caso y el de La Asunta.

La mañana del sábado una patrulla de UMOPAR teniendo conocimiento de un posible recojo de droga en una avioneta desde una pista clandestina, se hace presente en el lugar ubicado en la comunidad San Rafael. Ya en el lugar y luego de constatar el aterrizaje de la aeronave, los efectivos fueron emboscados por un grupo de personas provistas de armamento de tipo AK-47, AR-15, fusil FAL, como indica el informe de la Dirección General de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen - FELCN.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero y el comandante General de Policía, Gral Romulo Delgado, en conferencia de prensa.
El ministro de Gobierno, Carlos Romero y el comandante General de Policía, Gral Romulo Delgado, en conferencia de prensa. (Foto: ABI)

Los disparos entre ambos grupos dieron tiempo para la fuga de la avioneta.

Ante este incidente armado entre narcotraficantes y la Fuerza de Tarea Conjunta en el Chapare resultaron heridos dos miembros de UMOPAR y un muerto civil de nombre Manfredo Herbas, quien presuntamente pertenecía al grupo agresor. Esta persona ya contaba con antecedentes que datan del año 2016 por un incidente similar, cuando emboscó una patrulla con el fin de recuperar un cargamento de droga haciendo uso de armas de fuego en la localidad de San Miguelito.

“Es un caso de cobertura, esta gente estaba haciendo cobertura a un operativo de droga, pero obviamente queremos que caiga el peso de la ley sobre los responsable materiales e intelectuales, sobre todos los que han participado, porque tenemos que generar un precedente muy fuerte”, explicó Romero durante conferencia de prensa.

Al comparar el uso de fuerza entre la intervención policial en La Asunta y esta reciente incursión, Romero afirmó que “sería de muy mala fe pretender equiparar ambas cosas”

Más temprano, en contacto con medios de cobertura, el dirigente cocalero Leonardo Loza negó la existencia de pistas clandestinas en la región y defendió a los productores cocaleros por las acusaciones que pesan sobre ellos.

“Son personas ajenas a nuestros sindicatos, a nuestras federaciones, algunos medios fácilmente especulan. El trópico nunca va proteger al narcotráfico”, afirmó ante la consulta de si algunos dirigentes podrían estar involucrados en el encubrimiento al narcotráfico.

Romero negó reiteradamente que este caso sea equiparable a lo sucedido en La Asunta, en agosto pasado, cuando un operativo de la FTC llegó a los Yungas de La Paz para realizar operativos de erradicación de cocales.

Una supuesta “emboscada” dejó herido a un teniente por impacto de bala, quien posteriormente perdió la vida. A los dos días, los efectivos policiales dispararon contra dos comunarios, matando a ambos en lo que llamaron una “acción de defensa propia”.

El Gobierno identificó al presidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz - ADEPCOCA, Franclin Gutiérrez, como “autor intelectual” de la supuesta “emboscada” y este fue remitido al penal de San Pedro, donde guarda detención preventiva hasta la fecha. (VISOR BOLIVIA / Ángel Salazar)

Últimas Noticias

Publicidad