Gabriela Zapata apelará a su condena de diez años

La Paz, 20 feb.- La exgerente del consorcio chino CAMC, Gabriela Zapata, apelará este jueves a su condena de diez años que le fue dictaminada por legitimación de ganancias ilícitas. La expareja de Evo Morales fue aprehendida el 26 de febrero de 2016, poco después del escándalo que salpicó la imagen presidencial en medio del referendo constitucional del 21F.

A una semana de cumplir dos años recluida en los penales de Miraflores y Obrajes, Gabriela Zapata apelará a la condena emitida el pasado 23 de mayo por los delitos de legitimación de ganancias ilícitas, asociación delictuosa, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegítimas y uso de bienes y servicios públicos.

Gabriela Zapata apelará a la condena emitida el 23 de mayo pasado.(Foto:ARCHIVO APF)

La notificación para la audiencia de fundamentación e apelación restringida fue remitida a las partes por el vocal presidente de la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia, Willy Arias, citando el caso a las 9:40 de la mañana.

El escándalo Zapata se conoció con las revelaciones del periodista e investigador Carlos Valverde, quien identificó la relación de Evo Morales con la joven empresaria, quien había llegado a un cargo ejecutivo en la China CAMC Eng. que logró cinco adjudicaciones de infraestructura estatal por montos millonarios.

La relación con Morales y la versión sobre la existencia de un hijo entre ambos fue confirmada por el propio jefe del Estado Plurinacional quien afirmó que el menor había fallecido. Luego se supo que Zapata usó el tema del hijo, pero no se establecieron los móviles.

Para la oposición política, Zapata hizo tráfico de influencias amparada en su relación pasada con Morales, pero en el juicio se desestimó la figura de daño económico al Estado.

En el caso del menor, los allegados a Zapata, como su denominada “tía espiritual”, utilizaron a un niño de diferentes padres e incluso edad variada, en una audiencia reservada con la juez del menor, Jaqueline Rada, en una demanda de paternidad que entabló Morales al salir la versión que el hijo en común estaba vivo.

El caso dejó al menos a siete personas en detención preventiva en La Paz y la investigación aún queda pendiente en torno a Zapata que negó haber participado en la tramoya, pues ya estaba detenida en el penal de Miraflores.

Fuente: Visor Bolivia