Bolívar gana clásico paceño y la ilusión queda latente

La Paz, 23 nov.- Bolívar ganó 3-2 a The Strongest ayer en el clásico paceño que se se jugó por la décima quinta fecha del Torneo Apertura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano y ahora los celestes se ponen segundo en la tabla en la tabla de posiciones.

El equipo de Eduardo Villegas estuvo dos veces abajo en el marcador, pero al final terminó triunfante gracias al penal atajado por Diego Zamora y la efectividad de Miguel Callejón en el gol decisivo: el penal a los 87 minutos, cuando el partido moría.

El clásico 198 de la Liga se tiñó de celeste y la hegemonía aumenta a 82 victorias contra 50 del Tigre (y 66 empates).

El cotejo estuvo lleno de goles y emociones, pero en la mayor parte de su trámite fue pálido, brusco y mal jugado, como que terminó con dos expulsados: Nelson Cabrera (B) y Ernesto Cristaldo (TS) por agresión mutua.

Con 30 puntos y a siete fechas del final, Bolívar ya está segundo y a cinco del líder Sport Boys.

The Strongest, en cambio, baja al tercer puesto con 29, aunque sigue también en la pelea.

El clásico sólo fue vibrante en la progresión de goles:

El Tigre abrió la cuenta a los 8 minutos a través de Pablo Escobar, que eludió a Ronald Eguino y encajó el 1-0 con derecha.

Bolívar reaccionó y a los 25 igualó con el gol de tiro libre de Callejón. El balón se desvió en la barrera y engañó a Daniel Vaca.

El primer tiempo pudo terminar con ventaja del Tigre si Ramiro Ballivián no erraba un pase-gol de Alejandro Chumacero frente al arco y si el travesaño no le decía no a Escobar.

En el segundo período, otra vez temprano (53), Chumacero anotó el 2-1 con una gambeta en el área y un remate cruzado. La alegría ‘atigrada’ revivía.

Pero otra vez duró poco el festejo, pues a los 57 el español José Luis Sánchez Capdevila venció a Vaca tras un espléndido pase de Erwin Saavedra en medio de una defensa ‘atigrada’ despistada.

A partir de ahí Bolívar estuvo más cerca del tercero, pero erró en la puntada final.

En el otro arco (71), Callejón tocó el balón con la mano y el juez Gery Vargas cobró penal. Rodrigo Ramallo remató bajo a la derecha de Zamora, pero el golero adivinó la trayectoria, se estiró y desvió el balón.

El empate pareció ser el resultado final, pero Fernando Marteli cometió falta en su área a Rudy Cardozo y Callejón, con disparo fuerte y a media altura, puso el 2-3 definitivo al clásico.

Clásico celeste. Alegría del león. El Tigre dejó escapar a su presa y le fue mal. Ahora hay que cazar al líder, el ‘Toro’ de Warnes.

También le puede interesar