Salario mínimo Nacional en Bolivia

La Paz, 11 abr.- Entre los años 2000 y 2011, el salario mínimo nacional en Bolivia se incrementó en 285%, según datos proporcionados por el Ministerio de Comunicación y Bolivia TV.

El básico del año 2000 era de 355 bolivianos, y este año llegará a los 934 bolivianos, si se aplica el incrementó del 15% anunciado por el Gobierno.

Información de ambas fuentes precisa que en 2001 el salario mínimo se incrementó en 12,7%, y llegó a 400 bolivianos (ver infografía).

En 2003 el haber básico llegó a 440 bolivianos y se mantuvo por tres años (2003- 2005), hasta que en 2006, durante el primer año de gobierno del presidente Evo Morales, fue incrementado en un 13,6%, y llegó a 500 bolivianos.

Desde entonces, el incremento al mínimo fue sostenido hasta llegar al año 2011, cuando se aplicó una subida del 20%, que lo elevó a los 815 bolivianos actuales.

Aumento posible en el salario mínimo nacional en Bolivia

De acuerdo con la respuesta del Órgano Ejecutivo al pliego petitorio de la Central Obrera Boliviana (COB), en esta gestión este salario de 815 será incrementado en un 15%, llegando a los 934 bolivianos.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, indicó que ese incremento corresponde a las posibilidades económicas de Bolivia, porque llegar a un básico de 8.309 bolivianos, demandado por los dirigentes cobistas, representaría llevar al país a una hiperinflación como en la década de los 80.

Propuesta desmedida

Para el analista Abraham Pérez —citado en un reporte de prensa del Ministerio de Comunicación— la demanda salarial de la COB resulta “desmedida e irreal”, sobre todo si se tiene en cuenta que los últimos incrementos porcentuales fueron superiores al índice de inflación.

Por eso sugirió al Gobierno y a la dirigencia cobista “abrirse a nuevos argumentos reales para no empantanar la negociación”.

Según el mismo reporte del Ministerio de Comunicación, el analista recordó que en 2011 ambas partes coincidieron en la reactivación del aparato productivo, en el impulso de nuevos proyectos y en la aprobación de leyes que estimulen la producción nacional para la generación de empleo permanente.

Sin embargo, añadió que las comisiones, que debieron efectuar el seguimiento a estos acuerdos, no volvieron a reunirse .

Evasiva al diálogo

“No hay condiciones para dialogar. El Gobierno quiere discutir, vamos, pero con el Gobierno, no con los empresarios, y ésa no es una condición”, afirmó ayer el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Trujillo, cuando fue consultado sobre cuáles son las condiciones de los obreros para atender a los llamados de diálogo del Ejecutivo.

La pregunta surgió después de que la COB abandonó en tres ocasiones los encuentros con el Gobierno. La primera vez se dio el miércoles 28 de marzo, cuando se reunió con el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García.

Entonces la COB demandó una respuesta escrita al pliego obrero, cosa que las autoridades cumplieron planteando —de forma escrita— un incremento al salario mínimo de 15% y una subida a la masa salarial por encima del 7%, tasa superior al índice de inflación de 2011 (6,9%).

La segunda oportunidad surgió el miércoles 4 de abril, cuando no asistieron a la invitación al diálogo planteada por los ministros de Trabajo y de Hacienda.

La tercera fue anteayer. El Ministro de Trabajo volvió a invitarlos a su despacho, pero los dirigentes cobistas llegaron al encuentro advirtiendo que de encontrar a los empresarios en la reunión abandonarían la cita. Y así lo hicieron.

Sin embargo Trujillo niega estar rehuyendo al diálogo. De acuerdo con la percepción del analista Abraham Pérez “no fue una buena idea sentar en la mesa de negociación a la dirigencia obrera y al sector empresarial”.

“No saben escucharse y la discusión acaba tensionando la relación y generando un nuevo conflicto al Gobierno”, dijo.

Para el analista Juan de la Cruz Villca, esta negativa de la COB responde a “intereses que se alinean con los de la oligarquía, que busca desgastar la figura del presidente Evo Morales”.

“Están absorbidos por un discurso que proviene de enemigos de este proceso y que está orientado a mostrar a nivel internacional que este Gobierno no es fuerte y que no tiene el apoyo del 60% de la población”, sostuvo.

De la Cruz señaló que el objetivo de la COB es también desgastar al Gobierno ante la Asamblea General de la OEA, que se desarrollará en Cochabamba en junio. “Están calentando el ambiente para desprestigiar al Gobierno”, sostuvo De la Cruz Villca. (Cambio)

También le puede interesar